Catalunya i España


(o el segrest de la política)

catalunya_1Fa força temps que no escric sobre el tema. Potser no és temps d’escriure. El tema, que alguns anomenen ‘procés’, d’altres ‘problema’ i d’altres ni l’anomenen. Sura a l’ambient. Omnipresent a les xarxes socials. Sempre notícia. Han passat set anys de l’esclat independentista. Deien que era un rampell, però una enrabiada no dura set anys. És molt més que això. La història acostuma explicar el present. La injustícia del present acostuma gestar el futur. La història i la injustícia acaben configurant l’esdevenidor d’un poble.

De tant explicar les causes d’una situació que exigeix solució, tenim les paraules gastades. Paraules que van i venen inútilment. Paraules que ens retornen sense trobar escolta. Paraules que, en tornar, nodreixen de fermesa allò que fa set anys era només una il·lusió. Paraules que farceixen de raó allò que podria ser només un sentiment. De tant explicar, arrela la certesa que no cal dir res més. Si ara torno a escriure, no és per explicar res. Ho faig perquè ara, l’aire esdevé ja irrespirable…

Fer balanç d’aquests set anys, resultaria tan prolix com inútil. Situacions i esdeveniments amb un denominador comú: empitjorar la situació. Set anys que serveixen per allunyar cada cop més les posicions. Set anys que, no sé si han fet créixer l’independentisme, però el que em sembla difícil de discutir és que la distància ha augmentat. Allò que algú anomenava desafecció de molts catalans respecte a Espanya ha rebut un tractament vitamínic tan acurat, que ha crescut en profunditat i en amplitud. Tant se val, ara som allà on som.

No vull especular sobre el referèndum del proper 1 d’octubre. Només una cosa tinc per certa. Encara que la concepció bèl·lica que el Govern espanyol té del tema, acabés amb la més humiliant derrota, el problema no estaria resolt. Encara que els caps nuclears de catalunya_2totes les lleis i inhabilitacions, fulminessin càrrecs i voluntaris, la qüestió continuaria exigint una solució. Perquè això, no és una guerra. Això hauria de ser una democràcia.

Sembla poc comprensible, si un es posiciona des de la raó, que no hi hagi sobre la taula una acurada anàlisi de les causes que provoquen aquest malestar i propostes de possibles solucions. Qualsevol govern de polítics hauria de voler donar solució a les ànsies d’una part important de la població de Catalunya. És més dubtós que un Govern, ocupat i segrestat per funcionaris d’elit, estigui disposat a fer política. Perquè fer política significa arriscar, buscar solucions i escoltar el que un bon gruix de ciutadans està exigint. Fer política no és guanyar eleccions, ni dissenyar estratègies per mantenir una poltrona; ni, molt menys, aplicar lleis com si fossin míssils teledirigits.

Amb la política segrestada, una democràcia mor d’inanició. Per això és urgent, vingui d’on vingui la iniciativa, alliberar la política de les tenalles que la mantenen, com en els pitjors temps del franquisme, als calabossos més infestes. Només així podrà començar a bufar un lleu bri d’esperança. Només amb la política serà possible trobar un camí on tothom s’hi senti còmode. Tard o d’hora caldrà trobar les solucions. Millor fer-ho abans que no prenguem mal tots plegats. O potser algú espera fer mal només a una part? Si fos així, caldria concloure que la política no està només segrestada, sinó definitivament enterrada. Mentre, el mal ja està fet…

By @fbrunes

Advertisements

5 pensaments sobre “Catalunya i España

  1. Set anys són massa anys per a una persona, sovint esgota sentir-ne parlar i veure un estancament, retrets, amenaces… per la història set anys és un no res. Ganes d’1 d’octubre!!!

  2. Amigo Francesc:
    Tu artículo me deja muchas dudas sobre cual es tu concepto de la política, que dices que está secuestrada, y me gustaría que explicaras un poco más tu visión. Desde mi punto de vista, si la política estuviera secuestrada estaría escondida, no la veríamos, pero mi impresión es que la política está por todos lados, es omnipresente y nos envuelve, queramos o no: la política nos dice lo que tenemos que pensar, nos saca el dinero de nuestro bolsillo en grandes cantidades, nos dice como tenemos que educar a nuestros hijos e incluso los quiere educar ella con sus ideologías, nos filtra las informaciones sobre lo que pasa en el mundo, nos dice lo que nos conviene y lo que no, nos organiza las fiestas, etc. Más bien, nosotros estamos “secuestrados” por la política y por sus “administradores”.

    • Apreciado amigo, gracias por tus comentarios. Dejáme decirte de antemano que, como se deduce del título del artículo, el ámbito a que me refiero es el del Estado español y no a la política a nivel mundial (sirva esto, sobretodo por el segundo comentario que has tenido a bien compartir). Quizás debiera haber escrito política con la “P” mayúscula. Para mi la política debería ser siempre aquella. Entiendo por política el servicio a la comunidad, la búsqueda del bien común, el compromiso por resolver las demandas que vienen de las personas (muchas o pocas pero espete si son muchas), la capacidad de escuchar al otro con sinceridad y voluntad de entenderlo. Todo esto conlleva asumir riesgos ya que a veces habrá que ir más allà de las leyes actuales y, sobretodo, más allá del cálculo de votos en las próximas elecciones. Los ejemplos que tu citas, para mi son actos derivados de la gestión y administración de la cosa pública y, a veces, de la mala política. Cuando hablo de secuestro, me refiero a la toma del poder (legítimo, por supuesto) por parte de funcionarios de la política que sólo son capaces de aplicar los códigos repletos de artículos, de intentar vencer (sin convencer) al supuesto enemigo y de ganar votos como sea. Para mi esto no es verdadera política, porque no resuelve los verdaderos problemas.

  3. También dices que la democracia está muriendo de inanición. Me gustaría saber cuales son los síntomas que tú ves para realizar esa afirmación, porque mi impresión es justo la contraria. Todos los días los medios de comunicación y las redes sociales me hacen llegar constantes noticias sobre la vida de la democracia: procesos electorales continuos aquí y allá, debates parlamentarios uno tras otro, congresos de los partidos políticos una semana sí y otra también, con sus primarias y debates internos, reuniones internacionales de diverso nivel gubernamental, referendums realizados o que se pretenden realizar, continuos debates políticos en los medios, etc. Quizá donde esté muriendo la democracia es en un gobierno y un parlamento cercanos, donde algunos grupos políticos pretenden romper el país más antiguo de Europa con una mayoría parlamentaria que no es suficiente ni para cambiar una coma de su estatuto de autonomía, y en contra de la abrumadora mayoría del parlamento del país que quieren romper.
    Un abrazo.

    • También en este segundo comentario que compartes, sirve el ámbito territorial del artículo al que ya me he referido en mi respuesta anterior. Cuando hablo de muerte por inanición de la democracia, lo hago pensando en la escasez e incluso ausencia (en el caso de nuestro país) de los elementos básicos que deberían alimentarla. 1) Falta de honradez, dicho en negativo, corrupción hasta las cejas (en algunos ámbitos más que en otros). 2) Dudosa (o muy dudosa) separación entre los tres poderes. 3) Juego sucio, usando los instrumentos del ‘poder’ para combatir ideas políticas y tratar de derrotar al ‘enemigo’ (esto vale en la guerra, pero no en la democracia). Personalmente discrepo de que llevar a la práctica el contenido de un programa electoral, por parte de quienes han ganado unas elecciones democráticas sin discusión alguna, sea ir en contra de la democracia. Al contrario. Creo que no se debe olvidar que un gobierno, responde a unas mayorías parlamentarias y éstas, reponden a unos votos emitidos libremente por los ciudadanos. Esto sirve a 500 kilómetros de aquí y también aquí al lado. Lo de la “abrumadora mayoría” creo que sirve poco para resolver el problema. Algunos dicen que debería votar toda España. De acuerdo. Imaginemos un probable resultado a nivel del Estado: 85% NO, 15% SI (simplificando). Miremos los resultados en Catalunya, supongamos: 60% SI, 40 % NO (es una suponer). ¿Habríamos resuelto el problema por el hecho de la “abrumadora mayoría”? Respuesta: NO

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s